Experiencia Siberian Husky

Los paseos y actividades para hacer en la ciudad más austral del mundo están relacionadas, en su gran mayoría, a la naturaleza. Gracias a ellas, podrás observar los maravillosos paisajes locales, con bosques, montaña y nieve como protagonistas principales, durante el invierno.

Una postal típica es la de los trineos tirados por perros que soportan temperaturas bajo cero y viento sin inconvenientes: los siberian husky, también llamados siberianos, justamente por el lugar donde más habitan, en Rusia. La experiencia Siberian Husky se puede hacer en familia porque es muy divertida.

Características generales del paseo

La experiencia Siberian Husky tiene una duración de seis horas, por lo que deberás resignar toda la mañana de ski en Cerro Castor, ya que el horario de salida es a las 8:30 horas y el regreso está pautado para las 14:30 horas. Sin embargo, puedes contratar otras excursiones para la tarde y seguir disfrutando de Ushuaia sin problemas.

Es de dificultad media, esto significa que los pasajeros deben gozar de buena salud y un estado físico aceptable, es decir, que estén acostumbrados al ejercicio. Además, es necesario que estén dispuestos a trabajar en equipo. El máximo de pasajeros por paseo es de 10, ubicados en 5 trineos. Es muy importante reservar con anticipación, porque los lugares se completan en seguida.

Este paseo sólo se realiza durante los meses de invierno, pues se necesita de la nieve para su desarrollo. Los pasajeros son los que deben manejar los trineos (con capacidad para dos personas y tirado por cuatro perros) pero van acompañados por un guía experimentado.

Itinerario

La experiencia siberian husky comienza en el momento en que el transfer pasa a buscar a los pasajeros por la puerta de su hotel en el centro de Ushuaia y los conduce hasta el Valle de Tierra Mayor. Allí, un guía experimentado les dará una charla técnica sobre los perros y su cuidado y los paseará por el criadero, mientras les explica los principios básicos para poder manejar los trineos correctamente. No es difícil, pero se precisa de la instrucción.

Inmediatamente después comienza la aventura: 7 km de paseo en trineos tirados por perros en un recorrido alucinante que lleva hasta el campamento base. Allí se descansará unos minutos y se tomará un chocolate caliente, bebida deliciosa que sirve para calentarse y recuperar energías. Los que deseen pueden recibir una pequeña clase sobre las técnicas para armar iglúes. Tras ello, se vuelven a enganchar los perros a los trineos y el paseo continua hasta Tierra Mayor.

Una de las excursiones en Ushuaia  imperdibles para unas vacaciones inolvidables en familia. ¿Aún no te decidiste a venir?